Esta enseñanza es tan fundamental para nuestra comprensión de lo que significa ser salvos que parece una contradicción casi insuperable entre lo que Jesús enseñó o no enseñó durante su ministerio terrenal y lo que se reveló claramente a José Smith sobre el matrimonio eterno.

Para nosotros, este dilema se agravó cuando leemos en el capítulo 22 de Mateo acerca de una pregunta para poner a prueba sobre el matrimonio en la próxima vida. Surgió en un debate entre Jesús y los saduceos. En un intento por desafiar la legitimidad de Jesús como un rabino famoso y de confianza, los saduceos preguntaron, si una viuda sin hijos se casara con los seis hermanos de su esposo muerto tras la muerte de cada uno, ¿De cuál de los siete será ella esposa después de la Resurrección? Su respuesta hablaba de manera bastante restringida a las costumbres matrimoniales, los derechos de herencia de un hijo primogénito, e incluso la falta de creencia de los saduceos en la vida después de la muerte. La traducción de Reina Valera dice que Jesús respondió: “Porque en la resurrección ni se casan ni se dan en casamiento, sino que son como los ángeles de Dios en el cielo.” (Mat. 22:30).

Otras traducciones más recientes aclaran la ambigüedad de su respuesta. Sin embargo, aquí está la gran dificultad que pasamos un tiempo considerando: la idea de que en la próxima vida toda la humanidad será como “los ángeles” parece contradecir las enseñanzas del profeta José Smith de que las relaciones matrimoniales y familiares continúan y son indispensables para el próximo etapa de nuestras vidas eternas.

Concluimos que una forma en que los miembros de la Iglesia pueden resolver esta paradoja es señalar que una lectura estricta de la declaración de Jesús registrada en Mateo es verdadera. No hay matrimonio en la próxima vida ya que Dios ha revelado que los matrimonios en el cielo deben ser solemnizados en los templos de la tierra a través de la obra vicaria.

Sin embargo, otra forma de abordar este problema es mirar más allá de los cuatro evangelios hacia otros escritos cristianos que, como parte de un accidente histórico, nunca fueron canonizados ni ampliamente reconocidos. Cirilo de Jerusalén (313-386 dC), un santo venerado en las tradiciones católica romana y ortodoxa oriental, escribió sermones sobre la ordenanza. En él, él detallaba las instrucciones llamadas “misterios” dados a los iniciados en los rituales secretos de la Iglesia, instrucciones limitadas a un círculo interno de fieles cristianos. Estos ritos incluían rituales de purificación, círculos de oración y otras ordenanzas sagradas. Además de los sermones de Cirilo, El Evangelio de Felipe, publicado por primera vez en una traducción al inglés en 1959, explicó cómo el matrimonio llevó a los cristianos a una relación especial con Dios. Se remonta a al menos 400 dC, y probablemente volvamos aún más al siglo segundo. El Evangelio de Felipe habla de cinco ritos en orden ascendente: un bautismo, un crisma (don del Espíritu), una eucaristía (Santa Cena), una redención y una cámara nupcial (matrimonio). Además, El Evangelio de Felipe describe las relaciones matrimoniales en el cielo, cuyo propósito es “engendrar” una nueva vida, una enseñanza que recuerda las revelaciones de José Smith.

Citamos estas fuentes tempranas porque nos parece que la creencia de sus autores era que el matrimonio era uno de los “misterios” esenciales y fundamentales que Jesús enseñó explícitamente a sus discípulos.

Como miembros de la Iglesia, tenemos la bendición de tener “más luz y conocimiento” a través de las escrituras modernas. De hecho explica que algunas “cosas claras y preciosas” fueron omitidas de la Biblia (1 Ne 13:29). De interés para nosotros en este contexto es la idea que enseñó Nefi cuando se refirió a otros libros que fueron “sellados, según la verdad … para aparecer en su pureza… en el propio y debido tiempo del Señor.”(1 Ne 14:26).

SI QUIERES PUEDES DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre